Habitar o visitar el Abrigo del Altísimo, ¿qué eliges?

Habitar o visitar el Abrigo del Altísimo, ¿qué eliges?

Por Social Media

Este 2018 en la Universal comenzó con la campaña “91 Días en el Abrigo del Altísimo”. El propósito tuvo inicio el primer día del año y terminará el día 1 de abril cuando en el país se celebre el “Domingo de resurrección”

El objetivo es ayudar a las personas a acercarse más a Dios y permitir que Él los abrigue bajo Su protección. A pesar de que la campaña tiene fecha de término, la Universal trabaja para ayudar a las personas a tener el cambio en su vida de manera permanente.

“El Salmo 91 es bien claro acerca del plan de Dios para su vida.” Él dice que si usted elige habitar en el Abrigo del Altísimo, Él irá a protegerlo de las desgracias, de las plagas que asolan este mundo: enfermedades, miseria, maldad, ataques de los enemigos, la malas intenciones de los que le odian”, explicó el obispo Renato Cardoso, durante una reunión ministrada recientemente en el Templo de Salomón. “Pero hay que habitar en el Abrigo del Altísimo. No visitarlo de vez en cuando. No recordarlo sólo cuando usted está en apuros.”

Como ha dicho el obispo Renato, la meta “es mantener su vida constantemente en esta comunión con Dios, en este refugio, en este Abrigo del Altísimo”, incluso después de principios de abril.

En esta 7ª semana de la campaña, meditaremos sobre el versículo 8 del salmo 91:

“Ciertamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos.” (Salmos 91:8)

De acuerdo con el diccionario, el impío es aquel que no cree o, aun creyendo, no utiliza su fe conforme a la Biblia. Una persona que actúa de esa manera no puede habitar en el Abrigo del Altísimo. Para que esto ocurra, el ser humano necesita poner su fe en práctica: creer en la orientación que Dios dejó en la Biblia y seguir esa Palabra.

Muchas personas siguen la Biblia sólo cuando es fácil hacerlo. Pero, ante las primeras dificultades, prefieren confiar más en sí mismas que en Dios. Esas personas sólo están visitando por pocos momentos el Abrigo del Altísimo y, por no dedicarse a Su voluntad, muestran la impiedad que poseen.

Su recompensa será exactamente lo contrario de la recompensa de aquellos que creen y practican la Palabra. Si un hombre fiel a Dios está protegido de las fuerzas del mal, el infiel se vuelve susceptible a la influencia maligna.

Por eso, aunque la victoria parezca lejana, el hombre debe mantener la fe y la disciplina, pues Dios ciertamente le ayudará en esa situación.

“Cuando usted se posiciona, cuando viene a la casa de Dios, en este lugar, una palabra que oye, recibe una dirección, usted recupera todo ese tiempo perdido con una Palabra que Él le da”, afirma el obispo Renato Cardoso.

La recompensa del impío llegará inevitablemente. ¿Usted prefiere verla con los ojos de quien está protegido en el Abrigo del Altísimo, o conocerla por experiencia propia? Y si su elección es la primera opción, participe en las reuniones de esa 7ª semana de esta campaña, que se celebrarán en el Centro de Ayuda Universal más cercano a su casa.

 

 

comentarios

[fbcomments url="http://nuevo.universal.org.mx/2018/02/13/habitar-visitar-abrigo-del-altisimo-eliges/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games