El secreto de la vida eterna

El secreto de la vida eterna

Por Pedro Minetti

En un mensaje transmitido en vivo, el sábado, 20 de enero, el obispo Edir Macedo y su esposa, Ester Bezerra, explicaron el significado y la extrema importancia de lo que el Señor Jesús le dijo a Nicodemo, en el cual se encuentra el secreto para alcanzar la Vida Eterna:

“Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el Reino de Dios”. Juan 3:3

“Esto quiere decir que el Reino de Dios es visible, pero solo pueden verlo quienes nacen de nuevo”, destacó el obispo.

Nicodemo, a su vez, aunque era un maestro en el judaísmo, lleno de conocimiento, no entendió nada, por eso cuestionó:

“Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?” Juan 3:4

Obviamente esto no es posible, la pregunta de Nicodemo no tenía la menor cabida, pero revela la “dimensión de la comprensión de las personas en relación al mundo espiritual”, señala el obispo Macedo. “Las personas que no entraron al Reino de Dios, que no tienen el Espíritu de Dios, no pueden comprender qué es el Reino de Dios, porque para ellas es invisible y solo están acostumbradas a identificar lo que sus ojos físicos ven. Pero el Reino de Dios es espiritual y solo quien es espiritual, quien es nacido del Espíritu Santo, tiene acceso a él”, aclaró.

Jesús, sabiendo que Nicodemo no tenía esa comprensión, explicó:

“Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es” Juan 3:5-6

Es decir, primero es necesario ver el Reino de Dios para solo después entrar en él. Y para esto es necesario nacer de nuevo y eso significa ser una nueva criatura.

“Nosotros nacemos de nuestros padres, pero cuando oímos la Palabra de Dios y nos convertimos a ella, cuando nosotros absorbemos la Palabra de Dios y empezamos a practicarla, le mostramos a Dios, por medio de nuestras actitudes y pensamientos, que queremos entrar a Su Reino. Entonces, el Espíritu Santo viene y nos hace nacer del agua y del Espíritu, Él hace que seamos engendrados por Él. No por la carne, no por la voluntad de los padres, sino por la voluntad de Dios. Cuando nacemos de nuevo por la acción exclusiva del Espíritu Santo, entonces, nosotros podemos ver y entrar en el Reino de Dios”, explicó el obispo Macedo, citando su propio ejemplo y el de su esposa.

Y la puerta de ese Reino es el Señor Jesús. “Es Él quien nos da la visión del Reino de Dios y para entrar en él es necesario que usted se rinda, se entregue a Él”, destaca Ester Bezerra.

Esta entrega, sin embargo, necesita ser total e incondicional. “La entrega implica algo más que aceptarlo como Señor y Salvador, eso es fácil. Solo creer en Jesús, sin practicar Su Palabra no le da acceso al Reino de Dios. La creencia implica actitud. Significa asumir un compromiso con Él, obedecerlo, ser fiel a Sus Leyes. Cuando, de hecho, hay esa creencia, la persona es re-engendrada y nace por obra del Espíritu Santo, que es el Espíritu de Jesús.

Si quieres ser parte de este Reino Espiritual, participa de las reuniones que se llevan a cabo los domingos, en el Centro de Ayuda Universal más cerca de tu casa. Consulta nuestras direcciones.

 

comentarios

[fbcomments url="http://nuevo.universal.org.mx/2018/02/11/secreto-la-vida-eterna/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games