El páramo y el bosque

El páramo y el bosque

Por Social Media

Un conejo se encontraba en un páramo, cuando un venado se acercó y le dijo: Señor conejo ¿sabe dónde está el bosque? el conejo le respondió – sí, vete derecho, en el tercer árbol das vuelta a la izquierda y en el lago a la derecha pasando la cascada llegarás al bosque. Muchas gracias, respondió el venado, así lo haré.

Más tarde, mientras el conejo descansaba, pasó un zorrillo quien le preguntó: «disculpe señor conejo ¿sabe cómo llego el bosque? No puedo encontrarlo, llevo mucho tiempo buscándolo», claro, le dijo- derecho, en el tercer árbol das vuelta a la izquierda y en el lago a la derecha pasando la cascada, llegarás al bosque. «Gracias señor conejo, así lo haré.»

Mientras el conejo se acercaba al río para refrescarse, pasó un castor, y le dijo: «Señor conejo, no encuentro el bosque ¿podría ayudarme?» ¡Por supuesto!- respondió él- últimamente he ayudado a muchos que estaban perdidos, no hay problema ¡lo haré con gusto! Pon atención, ve derecho y en el tercer árbol das vuelta a la izquierda, en el lago a la derecha pasando la cascada, llegarás al bosque. Si sigues mis indicaciones, llegarás antes del anochecer.- Gracias, respondió el castor- me apresuraré, pues no tengo mucho tiempo para llegar.

Comenzaba a caer la tarde, cuando los tres animales se encontraron en un lugar apartado, árido y lejos de lo que podría ser el bosque, pero un halcón, que volaba sobre ellos, no pudo evitar acercarse pues se veían bastante preocupados.

¡Hola! -dijo ¿los puedo ayudar en algo? He estado observándolos ¿a dónde van? Al bosque, -respondió el venado- el conejo dijo que era por aquí, pero hemos caminado mucho y aún no llegamos, hace un momento nos encontramos los tres.

Él halcón, viéndolos tan cansados preguntó: ¿el conejo pardo del páramo? Si – contestaron todos- él, con una mirada de compasión agregó: «amigos, siento de verdad que se perdieran, pues han estado caminando en círculos todo éste tiempo» pero ¿cómo es posible? -preguntaron ellos- ¡si seguimos las indicaciones del conejo! Lo sé – respondió- pero ese conejo lleva mucho tiempo perdido en el páramo y no quiere regresar al bosque, pues no se adaptó a las reglas que pusieron los sabios.

Hay muchas personas que no se conforman con estar perdidas y quieren perder a los demás confundiéndolos, mostrándoles un camino que ni ellos mismos recorrerían, pero Jesús, en Su Palabra, nos alertó sobre eso diciendo: «Entre el pueblo hubo también falsos profetas, como también habrá entre ustedes falsos maestros que con disimulo introducirán herejías destructivas, y hasta llegarán a negar al Señor que los rescató, con lo que atraerán sobre sí mismos súbita destrucción.» 2 Pedro 2:1.

   

comentarios

[fbcomments url="http://universal.org.mx/2017/12/14/el-paramo-y-el-bosque/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="wonderful comments!"]

Free WordPress Themes, Free Android Games